martes, 3 de junio de 2014

LOS HOMINIDOS

Los homínidos (Hominidae) son una familia de primates hominoideos, que incluyen 4 géneros y 7 especies vivientes, entre las cuales se halla el ser humano y sus parientes cercanos. 

La familia Hominidae estaba compuesta exclusivamente por primates bipedos (genero Homo Australopithecus, Paranthropus, etc.). Actualmente, su uso se está imponiendo en primatología, por lo que los Hominidae incluyen además a los grandes simios.


Figura 1: Reconstrucción de la evolución de los homínidos hasta el hombre actual.

En el primer artículo “NAIA, UNA DE LAS PRIMERAS HABITANTES DEL NUEVO MUNDO” se analizan los restos óseos encontrados de una hembra adolescente que vivió durante el final del Pleistoceno, en la cueva marina Hoyo Negro, en México. Tienen una antigüedad menor de 17.000 años.

Los restos óseos, muestran características craenofaciales paleoamericanas aunque su ADN-mt pertenece al haplogrupo D1, que se cree que procede de Beringia.

El descubrimiento de estos restos sugiere que los primeros americanos representan una expansión de la población de Beringia, resumiendo, los paleoamericanos y los nativos americanos provienen de una sola población.

Por lo tanto, a partir de los restos óseos y el entorno en el que han sido encontrados, se puede conocer la época en la que vivió, el clima que existía y las características físicas de Naia.

El segundo artículo LAS HUELLAS DE HOMINIDOS MÁS ANTIGUAS ENCONTRADAS FUERA DEL CONTINENTE AFRICANO”trata sobre otro hallazgo que nos ha permitido conocer un poco más la evolución de los homínidos. Pues se han encontrado unas huellas en Reino Unido de hace 800.000 años, pertenecientes al Pleistoceno. Están relacionadas con la especie Homo Antecessor, pues sus características se asemejan a los restos encontrados en Atapuerca.

Cabe destacar que la supervivencia de las huellas de homínidos tempranos es muy poco frecuente, pero puede proporcionar información crítica sobre el bipedismo, la postura, la marcha y el tamaño de los homínidos que participan. En los casos en que se conservan múltiples huellas, como en el caso de Inglaterra, aportan información acerca del número de individuos, el sexo, la edad del grupo y se pueden inferir las actividades que realizaban.

Las primeras huellas de homínidos se preservan en la ceniza volcánica en Laetoli, en Tanzania. Estas proporcionan evidencia del bipedismo en Australopithecus afarensis que data de hace 3,66 millones años.

Por otro lado se han descubierto al este del lago Turkana (Kenia) huellas de Homo erectus o posiblemente Paranthropus boisei, del Pleistoceno Inferior hace 1.5 Ma, donde varias huellas de homínidos se conservan junto con los de otros animales como hipopótamos. También se han descubierto huellas de seis personas a 70 km al norte de Lleret, Kenia. Las huellas son más grandes que las de Laetoli, por lo que sugieren que los homínidos de hace 1,5 Ma habían desarrollado una moderna marcha a pie similar a los humanos modernos.


Figura 2. Mapa de los sitios donde se han encontrado huellas del Pleistoceno que han sido datadas de hace más de 40.000 años.

Las Huellas del Pleistoceno Medio y Superior también son raras de encontrar, aunque se han conservado tres pistas de huellas de homínidos en la toba volcánica en la zona Roccamonfina al sur de Italia que data de 350.000 años, las cuales proporcionan información sobre la marcha y la longitud de la zancada en pendientes pronunciadas. En Sudáfrica, se han encontrado huellas en Langebaan y Nahoon de hace 125.000 años, y proporcionan información sobre la altura y constitución corporal en un momento crítico en que los primeros humanos anatómicamente modernos fueron surgiendo. Finalmente, en Rumania en la Cueva Vârtop se ha hallado una huella del Homo neandertal que data de entre el 97.000 y el 62.000 años.

La preservación de una huella requiere la combinación de sedimentos blandos para permitir una impresión, un ambiente de baja energía y el rápido entierro de la superficie de los sedimentos depositados.

Ambientes costeros y de estuario del Holoceno son lugares que parecen ser favorables para la preservación de la huella, por ello las huellas encontradas en Reino Unido son buenos ejemplos.
  
En el tercer artículo, ELPRIMER HOMINIDO TEMPRANO DE AFRICA CENTRAL, ISHANGO” se describe un molar superior perteneciente a un homínido, descubierto en la parte occidental del Valle del Rift, en Ishango, el Congo. Encontrarlo al oeste es un hecho de gran importancia a nivel evolutivo. Pertenece al Pleistoceno superior y se relaciona con Australopitecus y con los primeros Homo de África.  Por lo tanto, los primeros homínidos estaban presentes en el Rift Occidental hace más de 2 millones de años,  estas especies habían ampliado su área de distribución geográfica en la zona central de África del Este.

Por lo tanto a partir de las características morfológicas que presentan los dientes de homínidos se pueden conocer su naturaleza y a qué tipo de homínido perteneció. Las dimensiones, el espesor del esmalte y la forma de la unión de la superficie esmalte-dentina son elementos diferenciadores.

La relación existente entre los tres artículos, es que los tres tratan sobre la evolución de los homínidos y los tres tienen lugar durante el Pleistoceno.

En los tres artículos se han encontrado restos de homínidos, los cuales se han analizado y han servido para clasificar y tener una mejor idea de cómo eran los individuos que vivían durante este periodo.

En orden de antigüedad se clasificarían: en primer lugar el molar encontrado en África Central, datado de hace 2 millones de años y relacionado con Australopitecus y con los primeros Homo. Posteriormente, el segundo artículo, las huellas encontradas en Inglaterra de hace 800.000 años y relacionadas con el Homo Antecessor. Y por último, los restos óseos de Naia, de hace 17.000 años y relacionada con los paleoamericanos.

En conclusión, se puede conocer la historia de la evolución del hombre a partir de diferentes tipos de restos: huellas, dientes o restos óseos. Todos ellos, nos pueden aportar información sobre las características del lugar en el que vivían,  además de las características físicas de estos individuos.

Referencias

J. C. Chatters, D. J. Kennett, Y. Asmerom, B. M. Kemp, V. Polyak, A. N. Blank, P. A. Beddows, E. Reinhardt, J. Arroyo-Cabrales, D. A. Bolnick, R. S. Malhi, B. J. Culleton, P. L. Erreguerena, D. Rissolo, S. Morell-Hart, T. W. Stafford. Late Pleistocene Human Skeleton and mtDNA Link Paleoamericans and Modern Native Americans. Science, 2014; 344 (6185): 750 DOI: 10.1126/science.1252619


Nick Ashton mail, Simon G. Lewis, Isabelle De Groote, Sarah M. Duffy, Martin Bates, Richard Bates, Peter Hoare, Mark Lewis, Simon A. Parfitt, Sylvia Peglar, Craig Williams, Chris Stringer. Hominin Footprints from Early Pleistocene Deposits at Happisburgh, UK. DOI:10.1371/journal.pone.0088329

Isabelle Crevecoeur mail, Matthew M. Skinner, Shara E. Bailey, Philipp Gunz, Silvia Bortoluzzi, Alison S. Brooks, Christian Burlet, Els Cornelissen, Nora De Clerck, Bruno Maureille, Patrick Semal, Yves Vanbrabant, Bernard Wood. First Early Hominin from Central Africa (Ishango, Democratic Republic of Congo). PLoS ONE; Jan2014, Vol. 9 Issue 1, p1 DOI: 10.1371/journal.pone.0084652


2 comentarios:

Juana Berroa Hernández dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Juana Berroa Hernández dijo...

Muy interesante el tema que has escogido para crear tus entradas Carolina, voy a recomendaros un documental bastante bueno desde mi punto de vista relacionado con el tema, llamado "APE MAN" de la BBC.
Espero que sirva de ayuda y guste.
Un saludo