martes, 14 de abril de 2015

El terror personificado

El terror personificado



Introducción

Voy a hablar de un ave carnívora de gran porte que existió hace unos 3-4 millones de años, en lo que hoy conocemos como Argentina, en Sudamérica.

Se trata de Llallawavis scagliai.


Representación artística de LLallawavis scagliai, basado en una reconstrucción aproximada desde los restos fósiles encontrados.

Desarrollo o historia


Situación temporal

Primero vamos a situarnos en el tiempo. Nos vamos a mover durante la Época del Plioceno, etapa geológica comprendida entre hace 5.332.000 y 2.588.000 años, englobada dentro del Período Neógeno, a finales de este, entre el Paleógeno y el Cuaternario, a su vez dentro de la Era del Cenozoico.


Tabla de edades geológicas. Nos vamos a centrar en el Plioceno.

En esta Época, hubo una continuación intensa de la deriva continental. Algunos continentes se llegaron a desplazar 250 kilómetros desde su posición original a la actual.

Situación geográfica

Nos vamos a centrar en Argentina. Se creó la “formación Itsmo de Panamá”, hace unos 3,5 millones de años, al unirse Sudamérica con Norteamérica, lo que provocó la variación de la temperatura global, al cerrar el paso de las corrientes ecuatoriales cálidas. Esto se tradujo en un enfriamiento generalizado en el océano Atlántico, incluidos la Antártida y el Ártico, aunque a pesar de ello, permanecieron relativamente cálidos. La Antártida se congeló y comenzaron las glaciaciones.

Área de dispersión aproximada de las especies del Plioceno en Sudamérica.

Flora característica

El cambio de clima hacia uno más frío y seco, implicó la disminución de tamaño de los vegetales. Las grandes selvas tropicales vieron reducidas sus especies arbóreas.

Los bosques caducifolios pasaron a ocupar grandes áreas, al igual que las coníferas y la tundra, sólo que en áreas más latitudinales.

Los pastizales eran el ambiente más característico y extendido, donde proliferaban multitud de seres vivos.


Fauna característica

Al unirse ambos continentes, casi la totalidad de la distintiva fauna marsupial sudamericana se extinguió.

Los seres característicos de este periodo son relativamente modernos, aunque los terrestres aún tienen rasgos característicos algo primitivos.

Apareció el primer homínido del que tenemos constancia, en África, el Australopithecus.

Al unirse muchos continentes con otros, la fauna se mezcló y prosperó en nuevas áreas.

Los herbívoros aumentaron su tamaño, y así lo hicieron también los depredadores.

Entre los mamíferos se podían encontrar grandes mastodontes (elefantes), gonoferios, roedores, ungulados, rinocerontes, perezosos, armadillos, osos, perros, hienas, tigres dientes de sable, caballos, vacas, primeras jirafas, etc.

Sudamérica en concreto fue invadida por especies de Norteamérica, mezclándose con los sudamenricanos. Destacan los litopternos y los notoungulados, una especie de caballos primitivos, nativos de Sudamérica. También encontramos los gliptodontes, también herbívoros, como los perezosos gigantes y armadillos. Como carnívoros de pequeño tamaño se encuentran los mustélidos y los coatíes, llegados desde el norte.


Entre las aves de Sudamérica, se encuentra la que nos interesa, las “aves del terror”, de las que voy a explicar a LLallawavis scagliai, en concreto.


El ave en cuestión

LLallawavis Scagliai, es un género y especie de ave cariamiforme, extinta. Pertenece a la familia de los forusrácidos, conocidos popularmente como “aves del terror”. Esta especie se engloba en la subfamilia Mesembriornithinae, y el género LLallawavis, (Degrange et al. 2015).

Reconstrucción aproximada de la morfología de LLallawavis scagliai a partir del esqueleto encontrado.

Siguiendo la revisión de Alvarenga et al. (2003), de la familia Phorusrhacidae se conocen actualmente cinco subfamilias, con trece géneros y diecisiete especies:



1.     Subfamilia Brontornithinae:

vGénero Brontornis.
vGénero Paraphysornis.
v Género Physornis.

2.     Subfamilia Phorusrhacinae:

vGénero Devincenzia.
vGénero Kelenken.
vGénero Phorusrhacos.
vGénero Titanis.

3.     Subfamilia Patagornithinae:

vGénero Patagornis.
vGénero Andrewsornis.
v Género Andalgalornis.

4.     Subfamilia Psilopterinae:

v Género Psilopterus.
v Género Procariama.
v Género Paleopsilopterus.

5.     Subfamilia Mesembriornithinae:

v Género Mesembriornis.
v Género LLallawavis.

La que nos interesa pertenece al segundo género de la quinta subfamilia.

Eran aves de gran tamaño, carnívoras y no voladoras. Fueron los depredadores dominantes durante el Cenozoico, en América del Sur. Se caracterizan por unas largas patas musculadas, similares a las de los avestruces; un largo y potente cuello , que soportaba la enorme cabeza con el cráneo unido a un enorme pico. Tenían una altura de entre 0,9 y 3 metros, llegando a pesar unos increíbles 70 kilogramos las especies más grandes, como Titanis walleri, orginario de Nortemérica. Concretamente Llallawavis, era relativamente pequeño, con 1,2 m de altura y unos 18 kg. Eran especies muy fuertes, ágiles y veloces. Utilizaban sus fuertes patas para perseguir a sus presas a gran velocidad, y con las poderosas garras prensiles o el fuerte pico, acababan con la vida de estos.


El nombre del género deriva de la palabra quechua “llallawa”, "maravilla" y el latín “avis”, "ave". El nombre de la especie, “scagliai”, es en homenaje del naturalista y director del Museo Municipal de Ciencias Naturales “Lorenzo Scaglia” en Buenos Aires, Argentina (durante 1940-1980), Galileo Juan Scaglia (1910-1989).

Los restos del esqueleto de LLallawavis casi completo fueron encontrados en rocas del Plioceno de la provincia de Buenos Aires, Argentina, por un grupo de paleontólogos en 2010, en sedimentos de los acantilados de la playa La Estafeta. Está completo en un 90% y muy bien preservado.

Restos del esqueleto casi completo de Llallawavis scagliai encontrado en la playa de La Estafeta.


Playa de La Estafeta, donde se encontraron los restos de LLallawavis scagliai.

La muestra revela detalles de la anatomía que rara vez preservar en el registro fósil, incluyendo la región auditiva del cráneo, la laringe, la tráquea completa, huesos para enfocar los ojos (los llamados “osículos” del ojo o “anillos escleróticos”) y el paladar completa, lo que permite una comprensión sin precedentes de la capacidades sensoriales de los pájaros del terror.

Deducciones a partir de los restos

Según el Doctor Federico Degrange, de la Universidad Nacional de Córdoba, el CONICET y el Centro de Investigaciones en Ciencias de la Tierra de Argentina, autor principal del artículo publicado en el “Journal of Vertebrate Paleontology”:

"La audiencia media estimada para este ave del terror estaba por debajo del promedio para las aves que viven. Esto parece indicar que Llallawavis scagliai puede haber tenido un estrecho rango de frecuencias, bajo la vocalización, presumiblemente utilizada para la comunicación acústica intraespecífica o detección de presa "

Todo esto se ha deducido por la estructura de los huesos del cráneo, por las articulaciones que separaban los huesos craneanos, que estaban fusionadas, a diferencia de las aves modernas, lo cual le pudo haber ayudado a aplastar a sus presas. Los exámenes con tomografía computerizada (también conocida como escáner, es una técnica de imagen que utiliza radiación X para obtener cortes o secciones de objetos anatómicos con fines diagnósticos) de su oído muestran que probablemente solo podían oír frecuencias bajas de entre 380 a 4230 hertz, y posiblemente era capaz de emitir sonidos profundos.


Cráneo de LLallawavis scagliai. Se puede apreciar la fusión entre la estructura del pico y la del cráneo, dado que no se aprecian límites entre estos.


Conclusión

El hallazgo de los restos casi completos y perfectamente preservados son un gran hallazgo que ayudará a conocer mejor esta familia de aves y a su relación con la época y ambiente en el que vivieron.

Dado que es el único individuo de esta especie y familia del que no se tienen solamente unos pocos restos óseos, es de vital importancia preservarlos lo mejor posible para su estudio y divulgación.

Estas aves, pueden parecer muy primitivas por su aspecto de dinosaurio, pero actualmente existen dos especies de aves cariamiformes, las “chuñas” o “seriemas”. Ahora han cambiado su dieta carnívora por la insectívora o  basada en reptiles de pequeño tamaño como pequeñas serpientes o lagartos.


Seriema de patas rojas (Cariama cristata), pariente actual de Llallawavis scagliai.
 

Esta especie de ave ha demostrado ser muy fuerte y adaptable a un ambiente hostil, en el que era muy difícil la supervivencia, enfrentándose a otros depredadores y a las condiciones climatológicas tan adversas.

Me parece fascinante que a partir de unos restos y la disposición de estos o su morfología se sepan deducir datos como la frecuencia que era capaz de captar su oído.

Es muy posible que más especies de estas aves estén esperando a ser desenterradas en América del Norte y Sudamérica.




Vídeos

Aquí un vídeo creado por Eloy Manzanero, paleoartista y ex-estudiante de la facultad de Geología de la Universidad Complutense de Madrid (España), en el que recrea a LLallawavis scagliai a partir de las imágenes de restos óseos e información sobre sus características o de individuos similares.


En este otro vídeo, a partir del minuto 0:53 sale una recreación de un pariente cercano, una especie similar, Titanis walleri (mucho más grande) y otras diferentes. En este vídeo podemos apreciar también la fauna y flora con la que convivían o competían, y los ambientes de pradera o sabana en los que vivían:


Otros vídeos similares de interés:




Bibliografía




- Wikipedia: “Plioceno” http://es.wikipedia.org/wiki/Plioceno
- Wikipedia: “Phorusrhacidae” http://es.wikipedia.org/wiki/Phorusrhacidae
- Wikipedia: “LLallawavis Scagliai” http://es.wikipedia.org/wiki/Llallawavis_scagliai
- Wikipedia: “Tomografía axial computerizada” http://es.wikipedia.org/wiki/Tomograf%C3%ADa_axial_computarizada

- Youtube.

-       Cuenta de Youtube con más vídeos de interés de Eloy Manzanero: https://www.youtube.com/channel/UCfCRNsDuA-ETn6Z9CPMfw8Q
-       Y su página web: http://eloymanzanero.deviantart.com



Referencias

1  Tradicionalmente se han usado Terciario y Cuaternario en lugar del actual Cenozoico, con rango de eratemas o eras, usándose Cenozoico como sinónimo de Terciario y subdividido a su vez en Paleógeno y Neógeno. También se puede encontrar Terciario y Cuaternario como sub-eras dentro del eratema o era Cenozoica. Actualmente, en el 2009, el término Terciario (y la subdivisión correspondiente dentro de Cenozoico) ha dejado de ser recomendado por la Comisión Internacional de Estratigrafía para la escala global, quedando el Cenozoico dividido en los sistemas o periodos Paleógeno, Neógeno y Cuaternario.
«The Pliocene epoch». University of California Museum of Paleontology. Consultado el 25-3-2008.


4  Ameghino, F (1889). «Contribuición al conocimiento de los mamíferos fósiles de la República Argentina». Actas Academia Nacional Ciencias de Córdoba 6: 1–1028.
5  Blanco, R.E. & Jones, W.W. (2005) Terror birds on the run: a mechanical model to estimate its maximum running speed. Proceedings of the Royal Society B, 272(1574):1769–1773.
6  Alvarenga, Herculano M. F. & Höfling, Elizabeth (2003): Systematic revision of the Phorusrhacidae (Aves: Ralliformes). Papéis Avulsos de Zoologia, 43(4): 55-91 PDF fulltext
Federico J. Degrange, Claudia P. Tambussi, Matías L. Taglioretti, Alejandro Dondas and Fernando Scaglia (2015). «A new Mesembriornithinae (Aves, Phorusrhacidae) provides new insights into the phylogeny and sensory capabilities of terror birds». Journal of Vertebrate Paleontology. Online edition. doi:10.1080/02724634.2014.912656.


8  «Descubren un ave del terror preservada al 90 por ciento». Consultado el 10 de abril de 2015.
9  Degrange, F.J.; Tambussi, C.P.; Taglioretti, M.L.; Dondas, A.; Scaglia, S. (2015). «A new Mesembriornithinae (Aves, Phorusrhacidae) provides new insights into the phylogeny and sensory capabilities of terror birds». Journal of Vertebrate Paleontology 35 (2). Consultado el 09-04-2015.
10           «Llallawavis scagliai: Exceptionally preserved fossil gives voice to ancient terror bird». Science Codex. Consultado el 09-04-2015.
11           «New species of 'terror bird' discovered». Science magazine. Consultado el 09-04-2015.
12           «'Terror birds' had deep voices, fossil suggests». BBC. Consultado el 09-04-2015.



Otras lecturas


13           Van Andel, Tjeerd H., New Views on an Old Planet: a History of Global Change (segunda edición, 1994) (en inglés)

2 comentarios:

Claudio Trapero Ruiz dijo...

Muy bueno e interesante, no sabía yo que existían ese tipo de aves y aún mas que fuese el terror de aquellos años.

R. Pradana dijo...

Buena entrada, y desde luego muy fortuito el hallazgo de estos restos fósiles, que permiten conocer mejor cómo fueron estas aves.
Esto tiene un interés añadido, ya que se trata de un claro ejemplo en el que el aislamiento de un continente puede ocasionar unas tendencias evolutivas y condicionar un ecosistema muy distinto (famosa es la fauna de Australia)
En este caso, América del Sur era una enorme isla sin conexión con el resto de continentes, y por ello los mamíferos no tuvieron tanto protagonismo y las aves se conviertieron en el principal depredador de la zona.

Para verlo más explicado: http://cienciaes.com/fosiles/2013/03/20/aves-del-terror/

En resumen: ¡Tema muy bien elegido!